Nuevas actividades en nuestra mini aula

Hace unos días vi un post en Peque Felicidad sobre actividades de vida práctica para empezar con Montessori. La verdad que Valentina, con lo pequeña que es, son ese tipo de actividades las que mejor le vienen. Y como ya me rondaba por la cabeza hace mucho (demasiado) tiempo la idea de cambiar actividades de nuestra pequeña aula de casa, me animé un tarde, saqué del armario una super caja con cantidad de materiales para manualidades y otros menesteres, e hice varias bandejas con actividades inspiradas en dicho post.

Aquí os enseño las bandejas que preparé:

Emparejar colores. Son parejas de trozos de colores de goma eva. Los hice con los colores que tenía, sin estudiar mucho la actividad. Y cuando terminé me recordó mucho a un material Montessori. ¿Sabríais decirme cuál exactamente? 🙂

Emparejar telas de diferentes texturas. Realmente lo ideal es que las telas fueran todas del mismo color, blancas a ser posible. Pero como os digo, lo hice con lo que tenía en el armario desastre. Muchas veces me ha pasado que quiero comprar materiales y cuando veo los precios me desanimo mucho. Pero es que todo es cuestión de echarle imaginación y usar lo que tenemos por casa. Y seguro que hacemos muchas más actividades de lo que nos pensamos. Esta actividad es para hacerla con los ojos tapados.

Verter agua sobre un vaso. Es una actividad que más o menos Valentina tiene controlada pero es cierto que la jarra debe llevar la cantidad justa de agua. Aún no está preparada para controlar si quiere echar más o menos agua en un vaso.

Cerrar cada bote con su tapa. Algo que ya va controlando cada vez más. Falta que perfeccione el tema de apretar bien cada tapa.

Cordón de macarrones. Esta actividad aún es un poco pro para ella. Más que nada porque enhebrar un cordón por un agujero tan pequeño requiere más motricidad fina de la que ella tiene ahora mismo. Pero ahí la tiene, para cuando esté preparada la tenga a su disposición.

Pinzas. La idea es que las coja del centro de la bandeja (que realmente no es una bandeja, es una tapa de una caja) y las ponga en los bordes. Y luego las quite y vuelva a poner en el centro. Pero esta actividad no le interesa demasiado. No sé por qué exactamente porque cuando tendemos la ropa si coge las pinzas y las abre y cierra… Tendré que seguir observándola.

Botes con tapones de corcho. Esta actividad es similar a la de cerrar los botes que os mostré antes, pero ahora son botones de corcho. No tiene que hacer el giro de muñeca para cerrar los botes. Esta sí la tiene controlada. Ahora se dedica a meter los tapones en los botes por los que caben.

Trasvase de sólidos. Esta creo que es de las primeras actividades sobre las que le hicimos una presentación totalmente Montessori (con los conocimientos disponibles, claro). Y antes la hacía estupendamente, pero ahora no termina el trasvase. Se pone a jugar con las judías, o las pasa a puñados, o volcando un cuenco sobre el otro… Mi idea es que vuelva a hacer esta actividad completa sobre todo porque creo que a nivel de concentración está muy bien, y me gustaría que volviera a recuperar esa concentración.

Pinchar bola de poliespan. He aquí mi gran EPIC FAIL. El objetivo que pretendía era que Valentina pinchara y atravesara la bola. Y, sin duda, fue la actividad que más le gustó. Lo de pinchar la bola funcionó genial, pero lo de sacar el palito ya no tanto. Valentina lo doblaba y se partía y quedaba dentro de la bola. Con lo que esta actividad duró en el aula unos 5 minutos, el tiempo de que partiera todos los palitos 😀

Y hasta aquí las nuevas actividades de momento. Tendría que cambiarlas más a menudo pero apenas saco un rato ni para escribir post… Espero que os hayan gustado.

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

Curso vivencial de Céline Hameury

A finales de Abril asistí al curso de iniciación sobre pedagogía Montessori impartido por Céline Hameury y ya os hablé de mi experiencia en este post. Hoy quiero contaros cómo es el segundo curso que imparte, el curso vivencial.

Este segundo curso lo hace en Valencia y allí que me fui, marinovio e hija incluidos, para volver a maravillarme con esta mujer y su forma de ver a los niños. El segundo curso es aún mejor que el primero. Es mucho más práctico y más vivencial, como su propio nombre indica.

El curso se realizó durante los días 2, 3 y 4 de Junio en una escuela infantil de Torrent, la escuela Dino. Una escuela preciosa en la que lo que más me llamó la atención fue la cantidad de materiales naturales que habían usado para decorar la escuela. El árbol a modo de estantería me enamoró. Lo tengo en mi lista de deseos para la habitación de la peque 😀

El curso en sí, una maravilla. Para mí, una de las mejores partes que tuvimos fue el rato del sábado por la mañana durante el cuál nos dejó ser unos niños en una escuela Montessori. Cada uno, de forma individual, elegimos los materiales que quisimos y estuvimos trabajando con ellos durante unas tres horas aproximadamente.

Yo me tiré de lleno a por los materiales de Matemáticas, pero alguien se me adelantó y no pude coger el trinomio a tiempo. Cachis… Así que decidí hacer el arco romano. Y vaya reto. No lo había visto nunca cómo se hacía y me llevó un buen rato conseguirlo. Hacía tiempo que no estaba tan concentrada en una tarea.

Lo que aprendí en ese rato fue cómo se siente realmente un niño en un aula Montessori. La capacidad de concentración, el respeto a los compañeros, el trabajo individual, la calidad de los materiales… Era increíble cómo podías estar tan absorto en tu trabajo que si a alguien se le caía algo, o hablaba, es que ni te dabas cuenta. No puedo ni imaginar los grandes beneficios que puede suponer esto para los más pequeños.

Céline sabe cómo hacer que sus cursos sean especiales. Siempre les da un toque de magia. Y hace que todos los allí presentes disfrutemos los unos de los otros, nos riamos, lloremos juntos… Es increíble la atmósfera que se respira en sus cursos y cómo gente que apenas se conoce puede hacer tan buenas conexiones. Y encima conocimos al hijo de Céline que nos explicó él toda la parte de matemáticas. Es genial ver como un adolescente se entusiasma tanto por los materiales como lo hace un niño pequeño.

Pero sin lugar a dudas, lo mejor que me encontré allí fue la cantidad de maestros que ven desde dentro todo lo que falla y que hacen un esfuerzo faraónico en cambiar la enseñanza con sus propios alumnos y con sus propios hijos. De 15 adultos que éramos, todos eran docentes a excepción de un criminólogo y yo. Eso es lo que necesita el sistema educativo, valientes que luchen a contracorriente porque creen realmente en los niños. Todos ellos me devuelven un poquito la esperanza en que el cambio es posible. GRACIAS, GRACIAS Y MIL GRACIAS A TODOS.

Podéis ver más fotos en el blog de Montessori Hoy, de Céline.

Y os preguntaréis, ¿y Valentina y su padre qué? Pues de fin de semana de papi e hija, a recorrer Museo de las Ciencias, Oceanográfico y Torrent como buenos turistas 😀

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

¿Pintamos?

Ya os he comentado en más de una ocasión lo que nos gustan las actividades artísticas en esta casa. En esta ocasión, hemos comprado un par de lienzos pequeños y hemos dado rienda suelta a la creatividad de Valentina 😀

El cuadro en tonos verdes y amarillos lo hizo con pinceles y sus deditos. El otro usamos una técnica que vi en Pinterest y que me encantó. Se trata de poner unos pegotes de colores repartidos por el lienzo y cubrir con papel transparente. Después, a base de golpes, Valentina distribuyó la pintura por todo el lienzo quedando como podéis ver en las fotos. Tras la sesión artística, los colgamos en su aula junto a la mesa de luz y a su altura para que pueda verlos bien. De esta manera se refuerza su autoestima, viendo lo que es capaz de hacer y exponiendo sus obras por la casa. Es una manera muy chula de decorar la casa 😀

Estos son otros cuadros que Valentina había pintado hace mucho tiempo sobre papel y que teníamos con imanes en la nevera. Y un día pensé que no era el mejor sitio para exponerlos. Así que compré portafotos y ¡vaya cambio! De ser papeles pintados por un bebé a auténticas obras de arte. Incluido el primer dibujo que hizo 😀

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta. ¡Mil gracias!

Cuentos en la mesa de luz

La mesa de luz da mucho juego en esta casa. Valentina la usa para muchísimas cosas: pintar, jugar con plastilina, jugar con las formas geométricas… Así que viendo el gran uso que le damos, pensé que otra cosa que podríamos hacer con ella es contar cuentos de una manera distinta.

Uno de los cuentos preferidos de la peque es El Monstruo de Colores. Con un poco de papel cebolla, rotuladores y una plastificadora se pueden hacer maravillas 😀

Otro cuento también precioso y que nos ha ayudado mucho con el vocabulario de Valentina es Cocodrilo, de la colección «De la cuna a la luna» de la editorial Kalandraka. Los cuentos de esta colección son preciosos e ideales para los más bebés. Nosotros tenemos varios de ellos y Valentina aún los sigue «leyendo» después de más de dos años. Además ahora hace como que lee las palabras, señalándolas mientras las dice XD

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta. Recuerda que los enlaces a Amazon son enlaces afiliados. Si compras a través de ellos me ayudas a seguir manteniendo este blog vivo. ¡Mil gracias!

Actividades Unschooling – Senderismo en familia por el Río Luchena

El pasado fin de semana el Club Senderista La Carrasca organizó una ruta para hacer con niños por el río Luchena, muy próximo a Lorca. La ruta tuvo una gran acogida en la que participaron muchísimas familias lorquinas, entre otras la nuestra y otra familia amiga de nuestra pequeña «tribu» 😀

La verdad es que fue un día estupendo. Valentina aguantó en la mochila todo el camino y la otra niña que venía con nosotros, más mayor, la hizo entera andandito (¡casi 7km!). Una auténtica aventura para todos los niños en la que vimos muchos bichos super raros, cruzamos el río mojándonos los pies y disfrutamos de una flora increible.

Aquí os dejo algunas fotos del día en cuestión.

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta. ¡Mil gracias!

Coloreamos leche

Me encanta hacer actividades artísticas con Valentina. Y si encima «guarrea» mejor 😀 Esta actividad es muy sencilla de hacer. Necesitarás:

  • Recipiente para la leche. En nuestro caso cogimos una bandeja de cristal para así hacer la actividad en la mesa de luz.
  • Un par de vasos de leche.
  • Colorante alimenticio de varios colores. Lo ideal empezar con los colores primarios para ir mezclando y que ellos mismos vean el resultado.
  • Un palito para remover.

Nosotras primero pusimos unas gotitas de azul, rojo y amarillo en cada esquina y con un palito fuimos mezclando los colores poco a poco.

Valentina se lo pasó pipa viendo cómo iba la leche cambiando de color. Al final de la actividad, la leche era de todo menos leche XD

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

Estrenamos nuestra mesa sensorial

Hace unos días hicimos una mesa sensorial a partir de la mesa Lack de Ikea. Hace semanas que observo que Valentina necesita «guarrear» mucho: le encanta jugar con el agua de las fuentes, con la tierra, con la arena… Me lo estaba pidiendo a gritos 😀

En un principio íbamos a ponerle tres recipientes, uno grande y dos pequeños, pero luego pensé que mejor que tuviera algo de superficie de trabajo. Así que dejamos el grande para llenar de agua y lavarnos después de las actividades. También la hemos cubierto con plástico transparente, para que nos dure más tiempo.

La estrenamos con pasta de modelar blanca y agua. De primeras intenté que hiciera alguna forma o bolita con la pasta de modelar, pero que va, ella lo que quería era mojarla en agua y restregarla por todos sitios 😀

Y este fue el resultado…

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

Curso de Iniciación a la pedagogía Montessori – Céline Hameury

El pasado fin de semana tuve la oportunidad de acudir al curso de iniciación sobre la pedagogía Montessori que impartió Céline Hameury en la Escuela Libre Natura, de Murcia. Fue un curso intensivo durante todo el fin de semana que nos mostró, no sólo materiales y presentaciones, sino más allá de lo que es Montessori. Nos dio la oportunidad de conocer quién fue María Montessori y el profundo amor que tenía por los niños.

La Escuela Libre Natura es, sin duda, un marco incomparable para celebrar este tipo de cursos. Es una escuela especial, llena de energía positiva y sin duda la que yo elegiría para mi hija en caso de vivir en Murcia. Podéis conocerla más en éste vídeo.

Céline Hameury es maestra de educación infantil, educadora de jardín inicial, profesora de inglés y guía Montessori formada en Irlanda en 1999. Trabajó en escuelas Montessori Irlandesas antes de viajar alrededor del mundo durante un año para ampliar sus conocimientos pedagógicos.

Lo que para mí hace especial a esta mujer es precisamente la gran cantidad de conocimientos adquiridos durante sus viajes alrededor de todo el mundo. Le ha llevado a profundizar mucho más en María Montessori, de la cuál es considerada una experta, y a ampliar todos sus conocimientos y llevarlos un paso más allá.

Creo que no me equivoco cuando varias personas de las que estábamos en el curso este fin de semana fuimos con la idea de que sería una persona muy seria y muy rígida en cuanto al método se refiere. Pero nada más lejos de la realidad. Es una mujer super divertida y que sabe adaptar la pedagogía Montessori a las posibilidades de cada persona, tanto a nivel personal y social, como a nivel económico, pues ya sabemos todos lo caros que son los materiales Montessori. Sí cree fírmemente en la necesidad de la calidad tanto de materiales como de presentaciones, pero es muy capaz de adaptarlos a cualquier comunidad, incluida la escuela pública.

En su blog, Montessori Hoy, publica muchísima información sobre el método y sobre cómo se puede llevar a cabo en cualquier tipo de escuela. Os recomiendo 100% que os paséis a echar un vistazo porque es altamente enriquecedor.

A continuación os dejo algunas fotos extraídas de su Facebook y de parte del equipo «lorquino» que estuvimos en el curso. Espero que os gusten 🙂

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

«Educar para la paz es mi lema»
Céline Hameury

Actividades Unschooling – Jornada de huerto

Hace unas semanas teníamos planificada entre varias familias una jornada de huerto y barbacoa en la casa de campo de una de las familias, pero empezamos a caer todos como moscas, niños y adultos, con catarros, faringitis y gripes varias (ya sabéis, lo que viene siendo «jornadas de superviviencia» jeje)

El caso es que al final conseguimos juntarnos hace un par de fines de semana y, aunque al final fuimos solo dos familias, por el tema de la Semana Santa y demás, pasamos un día estupendo.

Plantamos pimientos, berenjenas, tomatitos… Además, los niños estuvieron pintando y al final del día adoptamos a 8 caracoles para tener en casa en un precioso chalet que le hemos preparado 🙂 🙂

Cuando haces unschooling te das cuenta de lo fácil que aprenden los niños. No necesitan una lección magistral para aprender nada. Yo, por ejemplo, con Valentina apenas hago sesiones más o menos regladas en nuestra aula Montessori sobre conceptos. Igual un día le digo un poco más formal (con lección en tres tiempos por ejemplo) lo que es un círculo, un cuadrado, un triángulo y un rectángulo. Y, días después, la peque me sorprende viendo esas formas en cualquier parte: las luces del techo, las ruedas de un coche, las pegatinas de las clases de música, la forma del televisor… Es increíble como lo absorben todo y sin apenas esforzarte con ello.

Valentina es pequeña aún para darse cuenta de lo que hicimos en esta jornada: plantar, regar, ver las raíces de las plantas, abonar con estiércol… Pero estoy más que segura de que interiorizó muchas cosas como, por ejemplo, sostener la regadera y verter una cantidad X de agua, saber qué es una planta y qué no, y que no debía pisarla, meter el estiércol en el hoyo indicado… Pero ya para rematar la faena he de decir que yo jamás había plantado un huerto con lo que encima hasta aprendí un montón 😀

Y es que, en la vida, nunca nunca se deja de aprender…

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.

Actividades Unschooling – Primera vez en el cine

Esta realmente no creo que sea una actividad unschooling, o al menos directamente para la peque. Pero sí que al menos para mí lo fue. Y es que cualquier cosa que hacemos con la peque a mí, particularmente, me enseña muchísimo 🙂

El pasado día 2 de abril se celebró el Día Mundial del Autismo y la asociación Astrade de Lorca junto con los cines ACEC Almenara organizaron una sesión adaptada para ver Los Pitufos en el cine. La sesión era con el sonido más bajo y las luces encendidas. Nos pareció una idea genial para probar con Valentina a ir al cine. Así que nos fuimos con unos amigos y sus peques, que también se estrenaban con el séptimo arte, a ver qué pasaba…

Y la verdad que fue genial. Valentina aguantó como una campeona toda la película, palomitas en mano y disfrutando con sus amigos. Es increíble que siendo tan pequeña aguante sesiones de casi dos horas. Ya lo hizo hace unas semanas en el teatro y ahora en el cine…

Si te ha gustado, si crees que puedo ayudar a más gente, comparte en RRSS y dale a me gusta.