III Foro “EDUCACIÓN Y EMOCIÓN” – Necesidades educativas para niños del siglo XXI

El pasado sábado día 4 de Marzo tuve la oportunidad de asistir en Totana al III Foro sobre Educación y Emoción que organiza el primer guía Montessori que conocí en mi vida, Pedro Valenzuela. He de reconocer que tuve mis dudas sobre si asistir o no, más que nada porque el programa era muy amplio y ocuparía todo el día. Y teniendo una niña pequeña, es difícil organizarse para poder asistir a eventos de este tipo. Pero al final, mi corazón pudo a mi razón jeje. El importe íntegro de las inscripciones irían destinadas para Open Arms para ayuda a los refugiados, y, sinceramente, es un tema que me toca mucho el corazón, así que finalmente me decidí por ir. Y cuanto me alegro de haber tomado esa decisión. Salvo causa de fuerza mayor, espero poder asistir a todos los siguientes foros que organice Pedro 😀

El foro comenzó con una base rítmica de la canción “The perfect life” de Moby, tocada por los alumnos de la academia “Totana suena” y acompañada por una serie de imágenes de la tremenda labor que organiza Proactiva Open Arms y que emocionó a todo el auditorio. No puedo llegar a entender como somos capaces de dejar que este tipo de cosas pasen en el siglo XXI. Los refugiados, gente, personas, SERES HUMANOS, que lo único que quieren es huir de la guerra, como haríamos cualquiera de nosotros, y que los tratemos como salvajes, como terroristas que quieren entrar en nuestros países para asesinarnos… ¿Cómo hemos podido llegar a esas conclusiones? ¿Tan poco vale ya la vida de esos hombres, mujeres y niños? Y lo que es peor: le estamos dando a nuestros hijos el mensaje de los extranjeros son el enemigo, dignos de menospreciar y pisotear. ¿Qué futuro nos espera? De verdad que no puedo con estas cosas…

Después de esta pequeña reflexión y desahogo, paso a contaros quienes fueron los ponentes y cómo cada uno de ellos dejó su granito de arena en mi corazón y, sin saberlo, en la educación de mi hija.

El primer ponente fue Fernando Ripoll, licenciado en Arte Dramático por la ESAD de Murcia. Actor, director, autor y profesor de teatro. Formado en terapia Gestalt y con más de diez años de experiencia como profesor de teatro. Imparte programas de educación emocional para profesores, padres y alumnos de centros educativos por toda la Región de Murcia.

Fernando habla del teatro como medio para formar personas, dejandolas ser libres para hacer lo que quieren sin sentirse juzgadas. Así es como, con esta premisa, trabaja junto con niños, adolescentes y adultos en una escuela de teatro en Cehegín. Fernando usa una pedagogía totalmente activa con sus alumnos, dejando que sean ellos quienes deciden qué obra hacer, escriben sus propios textos, se encargan de todo el montaje, escenografía, luces, promoción, dirección… Él solo los guía pero son los propios alumnos quienes deciden. Así, “jugando” al teatro es como aprenden, cómo descubren que sus límites son sus propios medios, y aprovechando el error como parte del proceso de aprendizaje. Todos somos buenos en algo y es cuestión de saber potenciar esa cualidad y motivar a los alumnos para que saquen el máximo partido de aquello que mejor se les da hacer.

No se me va a olvidar nunca uno de sus alumnos que subió al escenario para interpretar parte de un texto de una obra que ellos mismos habían escrito. El texto trataba sobre cómo vivimos siempre pegados a unas “puertas de emergencia” que, en caso de que nos alejemos lo más mínimo de nuestra zona de confort, enseguida estamos queriendo salir por esas puertas para volver a esa comodidad que nos ofrece nuestra zona de confort. Sin embargo, los adolescentes, como pura emoción que son, quieren vivir lo más alejados de esas puertas de emergencia. Quieren experimentar, equivocarse, probar todo… Quieren vivir. Esto, amigos míos, lo han escrito chicos de entre 14 y 18 años. Los adolescentes tienen un mundo interior maravilloso que deberíamos dejar expresar sin enjuiciar.

La ponencia de Fernando Ripoll fue, cuanto menos, muy muy emocionante. Nos enseñó que el proceso de aprendizaje no se puede medir ni estandarizar, que cada individuo tiene su propio proceso de aprendizaje que debemos respetar y potenciar. Nos enseñó que el motor que nos lleva a conseguir lo que queremos no son los sueños ya realizados, sino los no conseguidos. Por eso nos anima a que nunca, nunca dejemos de soñar. Gracias Fernando.

Después de tener a todo el auditorio con la piel de gallina, Fernando dejó el listón muy alto a los siguientes ponentes 😀 Y, sin embargo, fueron todos sencillamente geniales. Tras él le tocó el turno a Jose Ángel Tudela, diplomado en Magisterio de Primaria y un referente en la Región de Murcia sobre el algoritmo ABN. Maestro de Primaria en el CEIP “Ricardo Codorníu” de Alhama de Murcia. Imparte cursos y charlas sobre ABN en centros educativos de la Región de Murcia. Creador y gestor de contenidos del blog ABN para todos. Autor del libro de matemáticas para primero “La pandilla de la rejilla”.

Jose Ángel nos habló, en términos generales, sobre cómo funciona el algoritmo ABN para enseñar matemáticas. Para una informática como yo, he de decir que me encantó ver otra forma totalmente distinta para aprender mates. Había oído hablar sobre este método pero lo cierto es que no lo conocía apenas. Y, con apenas 45′ de charla, ya me conquistó. Se trata de una manera de enseñar matemáticas de un modo totalmente lúdico y eficiente. A través del juego, se enseña a los niños a adquirir una destreza mental matemática increíble. Nos mostró ejemplos sobre como hacer sumas y multiplicaciones con este algoritmo y cómo es tan abierto que permite distintas formas de hacer los cálculos para llegar siempre al mismo resultado. Nos mostró un ejemplo de cómo varios de sus alumnos habían resuelto una operación (creo que era una suma) y cómo uno de ellos, gracias a la agilidad mental que había adquirido, lo había resuelto de una manera cuanto menos “complicada” hasta para mí.

También nos mostró varios materiales totalmente DIY que había hecho para sus clases y que hacían que los niños aprendieran jugando. Y animó a todos los allí presentes a buscar qué es lo que realmente les gusta a los niños y aplicarlo en la enseñanza de algo tan abstracto como las matemáticas. Nos contó un ejemplo de un alumno que tuvo que no llegaba a entender el concepto de decena. Hasta que descubrió que lo que más le gustaba a ese chaval eran los Pokemon. Y así, a base de montoncitos de cromos de Pokemon, el chico consiguió saber qué era una decena. Ese es el verdadero trabajo que yo creo que debe realizar un docente. Buscar eso que más les gusta a cada niño y exprimirlo al 100% para enseñar cualquier materia, despertar una verdadera emoción en el niño y conseguir así un aprendizaje verdaderamente significativo.

Tras una pequeña pausa para el desayuno llegó el turno de Anna Forés, pedagoga y escritora. Doctora en Filosofía y Ciencias de la educación y Licenciada en Pedagogía por la Universidad de Barcelona. Profesora de la facultad de educación de la Universidad de Barcelona. Apasionada por la educación y por la creencia firme del potencial de las personas. Sus áreas de trabajo en investigación son: la educación, la didáctica y la innovación en diferentes entornos de aprendizaje. Su conferencia se titulaba “Neuroemocionante: la neuroeducación, gran aliada”.

Anna es autora de un blog en el que habla sobre educación y emoción muy interesante y que os animo a que echéis un vistazo. Podéis leerlo aquí. Nos habló sobre cómo reacciona el cerebro durante el aprendizaje y cómo a través de la emoción es cuando lo aprendido perdura en el tiempo. Nos habló sobre los estudios de John Hattie donde se comprueba que el elemento que más influye en el aprendizaje es la cooperación entre los profesores. Sin una coordinación adecuada entre claustro y equipo directivo, sin tener los mismos objetivos finales, el aprendizaje que se oferta a esos alumnos es prácticamente nulo.

A través de una evaluación inicial y unos objetivos y criterios de éxito, los docentes deben de conseguir despertar en sus alumnos la atención necesaria y activar su pensamiento crítico y creativo, y un trabajo cooperativo. Así, mediante estos elementos, es cuando realmente se llega a la parte del cerebro que implica la memorización real y se consigue el impacto deseado.

Existen muchos recursos para llegar a ese punto. El que más me gustó fue el aprendizaje-servicio: un tipo de aprendizaje basado en realizar un servicio comunitario y llevar lo aprendido al aula. Conseguimos así la motivación intrínseca del alumno en etapas tan altruistas como, por ejemplo, la adolescencia.

Después del descanso para la comida llegó el turno de las ponencias de los colegios que están implantando metodologías activas. Primero participó Fran García, profesor del CEIP La Atalaya, de Cartagena. Se trata de un centro público de reciente creación que se caracteriza por una línea pedagógica basada en proyectos de innovación educativa desarrollando distintos ámbitos del conocimiento: arte, ciencias, literatura, matemática… trabajando desde los intereses del alumnado para conseguir su desarrollo integral. Con metodología donde el niño es el protagonista de su aprendizaje, experimentando, vivenciando y fomentando el desarrollo de estrategias de aprendizaje para conseguir un pensamiento crítico y reflexivo.

En este centro el niño es el protagonista de su propio aprendizaje. El centro debe ser como un parque de atracciones donde el niño siempre quiera ir. Disponen de aulas para cada materia, con lo que llevan un paso más allá el aprendizaje por ambientes.

Fran nos recalcó lo que decía Anna Forés en su ponencia: es muy importante conocer a tus compañeros de trabajo y saber qué hacen en sus aulas. Sólo así se consigue una cooperación real entre el profesorado.

Durante su ponencia nos mostró alguno de los proyectos realizados íntegramente por los alumnos, en los que participan TODOS los alumnos del centro (indistintamente de la edad), el profesorado y las familias. Uno de ellos y que a mí, particularmente, me encantó fue uno sobre el cine en el que los niños organizaron cortometrajes y hasta una gala tipo “Los Goya” donde prepararon hasta el más mínimo detalle: entradas de cine, promoción con su alfombra roja y todo donde se exigía en la invitación ir de etiqueta. Me imagino a esos padres yendo al cole de sus hijos en esmoquin y traje de noche 😀 😀 😀 Tuvo que ser genial.

Fran quiso terminar su ponencia con una frase de William Shakespeare que nos hizo reflexionar a todos: “No se deja de jugar porque se envejece. Se envejece porque se deja de jugar”.

Tras Fran, le tocó el turno al Colegio Peñas Blancas de Tallante (Cartagena). Es un proyecto desarrollado por un grupo de familias residentes en Cartagena y alrededores que han creado un colegio con una propuesta educativa innovadora, destinado a sus hijos y a los de otras familias interesadas en una educación activa y respetuosa con las necesidades de los intereses de los niños. El colegio está autorizado por Conserjería de Educación de la Región de Murcia como Centro Privado de Educación Infantil y Primaria.

Si ya el día había sido emotivo, la intervención de María Ángeles, una de las mamás cooperativistas del colegio, junto con tres niñas alumnas del mismo, fue… Con deciros que al llegar a casa me puse a hacer números y a buscar casas por Mazarrón para trasladarme allí y matricular a Valentina en ese colegio 🙂 🙂 🙂

La ponencia ya empezaba con muy buena pinta cuando eran niñas las que subían al escenario para explicar cómo era su colegio. María Ángeles nos fue explicando más o menos en qué consistía la educación que se daba en Peñas Blancas. Una educación basada en principios, con ambientes preparados y seguros tanto física como emocionalmente. Con la premisa de que el niño, desde el mismo momento de su nacimiento, es digno como persona y no una persona “en construcción”, los padres, docentes y acompañantes que trabajan en el centro tratan de hacer una transferencia del vínculo de los niños con los padres hacia los maestros, sin la necesidad de ningún tipo de sufrimiento. Mientras hablaba nos iba mostrando imágenes del centro, de las distintas aulas y demás. Pero lo mejor es que, de vez en cuando, una de las niñas le decía algo al oído, o le pedía participar y la niña contaba algo, lo que ella quería, sobre su cole y su experiencia en él. Sólo con la manera en que María Ángeles trataba a esas niñas, sólo con los gestos o cómo les hablaba, sólo con esos pequeños detalles, sabías que el colegio era realmente muy muy diferente a cualquier otro colegio que hayamos podido conocer.

Una de las niñas, la más pequeña, con tan solo 5 años, quiso también participar y dijo una cosa que a mí me llegó muy dentro y que, aún hoy, mientras la recuerdo, se me saltan las lágrimas. Dijo que cuando se sentían tristes, el acompañante que estaba con ellos (porque las niñas nunca hablaron de maestros, sino de acompañantes) se quedaba a solas con ellos y les ayudaba a sentirse bien y a entender esa tristeza. Repito, tiene 5 años. ¿Sabéis la cantidad de educación emocional que se tiene que respirar en ese colegio para que una niña de tan solo 5 años y que podría hablar de cualquier otra cosa del colegio, lo que se le ocurre decir es qué pasa cuando están tristes? Eso es lo que yo quiero para mi hija. La tan descuidada y necesaria educación emocional.

Para finalizar un día lleno de emociones a flor de piel, lágrimas y aprendizaje, mucho aprendizaje, intervinieron el grupo de humoristas científicos “The Big Van – Científicos sobre ruedas” que nos hicieron reír a carcajadas y poner el broche final a una jornada maravillosa sobre educación.

Tras este post tan extenso (2500 palabras), al final se puede sacar un resumen de todo ello. Y es que sin emoción no hay educación. Por favor, padres, madres, docentes… trabajemos por y para emocionar a nuestros hijos. Ellos son el futuro.

3 opiniones en “III Foro “EDUCACIÓN Y EMOCIÓN” – Necesidades educativas para niños del siglo XXI”

  1. Iria solo darte las mil gracias por poder compartir esta jirnafa de educacion, la cual debio ser muy emocionante, yo me he emocinado con este post, al que doy gracias por tener…Darte las gracias por compartir tu experiencia y hacernos llegar un cachito….con una información tan enriquecedora para mi.

    1. Mil gracias a ti Laura por estas bonitas palabras y por ser parte de mi tribu 🙂

      Es cierto que fue una jornada maravillosa. Espero que en próximas ediciones podamos participar con la asociación 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *